Una mascota educa a tus hijos en la responsabilidad

Nunca olvidaré cuando hace unos años mis sobrinos soñaban con tener un perro en casa y había la duda de si adoptarlo o no… una frase a mí me quedó dando vueltas en la cabeza… “Dile a mis papás que puedo ser responsable y cuidarlo”, tiempo después llegó Bolo a la familia y nos llenó de amor a todos y demostró que esto sí es posible. En retrospectiva, podría decir que es una decisión que aplaudo y que a mi -en lo personal- me cambió a pesar de ser sólo la “tía”.

...
Mascotas en casa

¿A qué viene esta reflexión? A que estamos a poco de iniciar la temporada navideña y uno de los regalos más pedidos por los niños alrededor del mundo es una mascota, sin duda una excelente opción de compañía emocional para los pequeños, pero que lleva implícita una gran responsabilidad, porque integrar a un animalito a nuestra familia implica compromiso a largo plazo, no es un juguete más que una vez que nos cansa, se desecha, es una decisión de vida con la cual tendremos que vivir por toda vida de nuestro perro o gato.

Hay padres de familia que quizás no tuvieron la oportunidad de convivir con animales durante su niñez y que de pronto pudieran ser reacios a la idea de tenerlos ahora en casa. Si tú te consideras una o uno de ellos, es momento de recapacitar, abrirles las puertas de par en par y disfrutar de las bondades de tenerlos en casa. Y algo importante, traerán con ellos un gran aprendizaje y ayuda para los chiquitos (y en muchas ocasiones para los mayores).

Aquí algunos de sus beneficios:

•    Tener una mascota es una enorme fuente de alegría para la familia, contribuye a la felicidad de las personas y a pasar los días difíciles de una mejor manera.
•    Les ayuda a madurar y favorecer la autoconfianza.
•    Refuerza valores como la fidelidad, compasión, amor incondicional, respeto y empatía.
•    Genera un fuerte sentido de responsabilidad que debe ir más allá de la novedad del regalo mismo.
•    De alguna manera, los animales de compañía les ayudarán a ser mejores personas y estar mejor capacitados para vivir en sociedad.

¿Cómo inculcar ese sentido de responsabilidad en los niños?

Además de esa emoción que puede producir la llegada de un perro o gato a la familia, debemos hacer un análisis profundo de si estaremos en posibilidades de hacernos cargo de ellos, de que las condiciones a su alrededor son las propicias en cuanto a tiempo que le vamos a dedicar, el espacio en el que se desenvolverá, etc., ya que esto puede hacer la diferencia entre un animal feliz o que realmente viva estresado, lo cual nunca deberíamos permitir.

A ser responsable se aprende y somos los adultos los encargados de enseñar que se deben cumplir las obligaciones que se adquieren y que no realizarlas generan consecuencias que, en este caso, pueden incluso comprometer la vida de la mascota.

Algunos consejos que pueden ayudarnos a guiarlos en el camino de la responsabilidad no solo hacia sus mascotas, sino en la vida misma:

•    Como padres tendríamos que convertirnos un modelo a seguir, al dar ejemplo con nuestras acciones cotidianas.
•    Platicar con ellos de forma abierta sobre las consecuencias de las decisiones que tomamos y de las responsabilidades que se adquieren.
•    Fomentar su autonomía, permitirles que ellos sean quienes tomen en sus manos algunas de las responsabilidades del cuidado de la mascota, desde luego bajo nuestra supervisión y ayudándoles en las tareas que por su edad se les llegasen a dificultar.
•    Establecer reglas y rutinas claras, de tal forma que el niño no tenga que adivinar qué tiene que hacer o cuándo lo tiene que hacer, desde el día uno o antes de que llegue la mascota deberá tenerlo presente.
•    No tomarnos nosotros por obligación recordarles en todo momento qué deben hacer, sólo hacerlo cuando por alguna razón lo están olvidando.
•    Y algo muy importante: valorar y reconocer sus esfuerzos, ya que sin duda se convierte en la mejor motivación.

Definitivamente tener un animal en casa no es un juego ya que conlleva mucha responsabilidad y tiempo para convivir, pasear, alimentarlo, jugar, etc.

Habrá que dejar claro al niño o niña que mamá y papá no serán los responsables del cuidado y cariño de la mascota, esa será la responsabilidad que ellos adquieren en el momento que le den la bienvenida. Desde luego que, dependiendo de su edad, los adultos tendrán que apoyarle con algunas de sus tareas, pero en todo momento le deberá quedar claro que es responsable del bienestar de la mascota.

Y lo más importante, nunca dejar que olviden que las mascotas no son un juguete, son una vida que compartir y de la cual tenemos el privilegio de ser custodios.

author

Chip para mascotas

Somos los distribuidores exclusivos de Datamars; empresa líder mundial de soluciones para la identificación y rastreo de animales de compañía y fauna silvestre.

Comentarios

wave